Revista DOXAComment

¿Cómo queda Ecuador ante el mundo?

Revista DOXAComment
¿Cómo queda Ecuador ante el mundo?

Cesar Febres-Cordero

Aunque no muchos ecuatorianos se interesen por la política exterior de nuestro país, deberían hacerlo. El alineamiento con ciertos paises y su postura diplomática sobre asuntos de interés para las potencias puede hacerle más fácil o difícil conseguir acuerdosde cooperación políticos y comerciales en muchos casos. En pocas palabras, no nos conviene económicamente estar de malas con los que nos pueden sacar de la actual recesión (o crisis, dependiendo a quién le preguntes).

Desde sus tempranos inicios, el correísmo le prometió al país ´´liberarnos del imperio´´ de los Estados Unidos. Rafael Correa se encargó de no renovar el contrato de arriendo con Estados Unidos de la base en Manta, declarar nuestra deuda externa, en gran parte con ellos, ilegítima, ni en alejar al Ecuador del eje geopolítico norteamericano. Desde que Correa asumió el poder, Ecuador se ha convertido en un fiel miembro de los gobiernos del infame Foro de São Paulo, puesto de avanzada de los intereses chinos en la región y un miembro del selecto club de países que se niega a votar a favor de las condenas a regímenes criminales, como los de Siria o Corea del Norte.

Lenín Moreno, aunque aparentemente más moderado en sus posturas en comparación al presidente saliente, parece dar indicios de no querer cambiar, al menos al comienzo, su gabinete y alta burocracia. Esto es generalmente un claro indicador de un mantenimiento de políticas pasadas, incluyendo al ámbito exterior. No obstante, en estos últimos cinco años de claro retroceso e incluso decadencia para la izquierda en la región, se podría esperar un menor compromiso de este gobierno con la causa del socialismo del siglo XXI. Pero más allá de nuestros mares, en la era de Trump, con una deuda creciente con China y nuestros lazos con Rusia, Bielorrusia e Irán, no está muy claro hacia donde nos llevaría un eventual gobierno de Moreno. Esperemos que al menos el mundo y nuestros belicosos aliados conserven la paz.