Revista DOXAComment

¿Lo que queríamos volver a ver?

Revista DOXAComment
¿Lo que queríamos volver a ver?

Miguel Alvarado Almeida. 18 años. Universidad Casa Grande 

Después del debacle que tuvimos, donde conseguimos 1 punto de 12, volver a ganar y no perder en una fecha eliminatoria se convertía en más que un alivio. La primera vuelta acabó, al igual que el “colchón” de puntos que ganamos las cuatro primeras fechas. Sin embargo, nos deja pensativos aún el funcionamiento de la tricolor. 

Sí, fuimos un vendaval total al principio. Doce puntos de doce, cuatro victorias de cuatro. Jugando bien, ganando dentro y fuera de nuestra república. Todo lo que quieran. Pero quedamos en eso, un “fuimos”. La realidad nos golpeó fuerte en los siguientes cuatro partidos. Un empate y tres derrotas al hilo. La victoria contra Chile (3-0) fue el último aire que cogimos de la primera vuelta. 

La pregunta que todos nos hacemos es ¿por qué? ¿Por qué esa caída en resultados, y sobre todo en juego, afectó en unos meses a la selección ecuatoriana de fútbol? Las respuestas pueden ser susceptibles para algunos lectores o amantes a este deporte. 

Erróneas convocatorias 

Cierto es que el profesor Gustavo Quinteros conoce muy bien el medio en el cual está trabajando. Ha salido dos veces campeón en el campeonato ecuatoriano de fútbol. No obstante, sus convocatorias nos sorprenden cada vez más. Jugadores que no atraviesan un buen momento en sus clubes, que incluso han venido de lesiones o simplemente no han tenido un buen rendimiento constante en la selección, suelen ser inamovibles en las nóminas de la tricolor.  

Sin desmerecer a nadie, hay que reconocer a los que se deben. Alexander Domínguez últimamente ni si quiera es considerado en México, al igual que Juan Carlos Paredes en Inglaterra. Gabriel Achilier ha tenido escasos minutos en lo que va de la temporada. El mismo Frickson Erazo no ha pasado buenos momentos en Brasil. Walter Ayoví ha bajado su rendimiento en los últimos cotejos con la tricolor. Carlos Gruezo es la gran incógnita. Pocos conocen los motivos por los cuales Quinteros lo alinea constantemente. Ojalá algún momento lo sepamos. Jefferson Montero desde hace años dejó de dar su máximo nivel en la selección, a diferencia que en su club. Los suplentes no mencionaré porque raramente son considerados. 

Poca apuesta a las rotaciones 

Si no era por la lesión de Walter, quizá Cristian Ramírez ni hubiera sido suplente ante Chile. Gran parte de la prensa e hinchas (me incluyo) infravaloraban a Ramírez, pero ¿en qué momento dio él oportunidad para que lo critiquen? Mérito total para Quinteros que mantuvo seguimiento hacia el joven lateral, le brindó la oportunidad para que deslumbre, y lo hizo. Lástima que se pierde la siguiente jornada. 

Tal vez la presión mediática hizo que Quinteros decida poner a Orejuela sobre Gruezo en el pivote de la “Tri”. Pero bastó un partido y medio para que el vice campeón de América reserve su puesto, más que merecido, en el 11 titular. La ansiada convocatoria de Matías Oyola puede darle un mayor respiro a la media ecuatoriana, donde el “Zar” Noboa se ha consagrado como uno de los mejores de las eliminatorias, y de largo, el mejor de la selección hasta ahora.  

Fidel Martínez es un jugador intermitente, su juego deslumbra y opaca cuando se lo propone. Si la fe para que mejore no alcanza, no pasa nada. Hay relevos que le puedan sustituir. Enner Valencia está volviendo al nivel que nos maravilló en Brasil 2014. Marcando y siendo decisivo, Enner vuelve a ser un referente en la ofensiva ecuatoriana, donde Felipe Caicedo se convierte en el complemento ideal. Claro, ambos han vuelto a tener regularidad de minutos en sus equipos. 

Subida de humos… y miedo 

Después de las victorias a Argentina, Bolivia, Uruguay y Venezuela; algunos en la prensa deportiva ya estaban cotizando pasajes a Rusia. Los jugadores también sentían un “alivio” por el arranque dado en las eliminatorias. En el fútbol NUNCA se va a ganar en seguidilla todos los partidos de una eliminatoria, al menos. No se puede subestimar al rival, pese a que tú vengas en mejor estado. Ese fue un error de la selección. Creerse superiores antes que el árbitro dé comienzo al partido. Y lo pagamos caro. Lo interesante es que después de esa subida de humos, tornamos a entrar con miedo a la cancha. El partido vs Brasil en Quito fue un reflejo de eso. Ecuador parecía visitante. Luego, ante un rival que posiblemente no vuelva a clasificar al mundial, fuimos muchísimo menos. Perú jugó muy bien y cosechó lo que sembró. Una victoria ante un rival que no fue superior en ningún minuto de juego. 

Después de la tormenta salió el sol… ¿se mantendrá? 

Chile era la prueba de fuego de la selección. Ecuador hizo el mejor partido de local en lo que va de las eliminatorias ante los araucanos. Con todas las rotaciones necesarias, con una zaga defensiva que se conoce, entiende y consiguió un vice campeonato de América (Arturo Mina y Luis Caicedo), con un pivote que acompañe al Zar como lo hizo Orejuela, junto a un Luis Antonio Valencia otra vez entonado en la selección, se pudo conseguir lo que se pedía. Ganar, golear y gustar. ¿Era tan difícil? La fórmula no es garantizada, pero los factores sí. Ante Bolivia no la vimos tan negra como parecía, pero parece que la selección ha vuelto a establecer un rumbo. 

Con los que NO podremos contar 

Para el siguiente partido (vs Uruguay en Montevideo) la selección ecuatoriana no podrá contar, por acumulación de tarjetas, con cuatro jugadores. Cristian Ramírez en los dos partidos que disputó, sumó una tarjeta amarilla en cada uno que le impedirá jugar en el Centenario. Sin duda alguna, baja sensible en la tricolor aunque su puesto lo puede ocupar Mario Pineida, de buen campeonato con Barcelona. Claro, si Quinteros no insiste de nuevo con Walter Ayoví. El dolor más grande, para parte de los hinchas, es la suspensión de los centrales. Arturo Mina fue amonestado vs Bolivia (2-2) mientras que el Cunti” Caicedo fue expulsado en el mismo partido. La incógnita está ahí. ¿Volvemos con los primeros zagueros del proceso, que fueron Erazo y Achilier? O ¿Le damos la oportunidad a Aimar o Arboleda para que debuten con la selección? No sé si sea necesario experimentar a estas alturas de las eliminatorias. Labor del técnico sin duda alguna. Por último, nuestro referente y “salvador” del último partido, Enner Valencia, tampoco estará presente en el siguiente cotejo. Nombres sobran para reemplazar, pero la adaptación de los mismos es la duda. Felipao, en ti volvemos a confiar. 

Los siguientes desafíos (no finales) 

La última vez que jugamos en Uruguay, por el 2012, merecimos la victoria. Iniciamos ganando el partido y no nos pitaron un penal clarísimo, que a lo mejor el “Chucho” Benítez donde quiera que esté lo sigue reclamando. Uruguay viene en un muy buen momento y de local se ha consolidado. Ecuador lo pudo vencer en Quito pero de visita no nos ha ido tan bien. Ojalá Quinteros pueda dar otro batacazo.  

Venezuela vendrá a la capital y es tal vez el partido más accesible de la fecha eliminatoria. La “vinotinto” viene a cumplir calendario y me atrevo a decir que es la oportunidad ideal para que Ecuador mejore el gol diferencia que tiene. Todavía no podemos a hacer cuentas si vamos o no a Rusia, lo único seguro es que mientras más sumemos, mejor será. ¿Posibilidades?, las hay. ¿Equipo?, se va consolidando. ¿Decisión?, dependerá de los jugadores y cuerpo técnico.