Revista DOXA8 Comments

Venta de Ideales de belleza

Revista DOXA8 Comments
Venta de Ideales de belleza

Camila Victoria Solórzano Sánchez, 17 años.

El ideal de belleza ha cambiado con los años, cambia dependiendo del país y seguirá cambiando; y lamentablemente estamos expuestos a mucha publicidad por las redes sociales, revistas, televisión, entre otras cosas, pero ¿Qué es lo que nunca ha cambiado en los ideales de belleza? “La búsqueda por la eterna juventud” quedarse entre los 20 y 25 años por lo general.

Hoy tenemos los “beauty challenge” las y los “social network models” y“Makeup, Fashion o fitness Guru” pero ¿Qué es lo que tienen de malo estos personajes? ¿En qué puede perjudicar el tener de ejemplo a personas que pregonan el perfeccionismo en lo referido a la imagen? El hecho de que uno puede llegar a obsesionarse, el pasar horas frente al ordenador o la pantalla del móvil buscando la forma de adquirir ese físico utópico y llegar mucho más lejos, tener un concepto equivocado de “Si algo no te gusta puedes cambiarlo” y llegar a perder el “aceptarse como uno es”. No tiene nada de malo el saber todos los trucos de maquillaje, contorno, wing eyeliner para tener una mirada impactante o todos esos “trends”, pero si el sentir que no se puede salir de casa sin maquillaje o no poder mirarse al espejo porque al hacerlo solo se puedes ver imperfecciones. son problemas que nos deja este este nuevo ideal de belleza extremista y utópico.

Hay algo de lo que algunos están conscientes, muchos tratan de no pensarlo (prácticamente lo niegan) y otros aun no lo creen pero todo o gran parte de lo que se nos vende o transmite ha sido editado, cambiado, transformado o filtrado ¿De verdad creen que Kylie y Kendall Jenner, Jay Alvarrez y Alexis Ren no tiene una gota de maquillaje, no han jugado con las luces o la magia de la edición o no han sido parte de algún tratamiento de belleza? ¿Acaso las Victoria Secret Angels, las chicas Vogue y las modelos Gucci no tiene una dieta estricta, entrenadores personales y todo un equipo de médicos y profesionales de la belleza a su disposición? ¿Aún no saben el caso de Essena O'Neill o lo saben y no fue lo suficientemente clara? Essena es una chica de 19 años que era modelo de Instagram, de esas que tiene una cuenta con su nombre y lo que hacen es tomarse fotos de su día a día, en la playa comiendo saludable, preparando batidos, posando en su habitación, de esas fotos “instantáneas”, solo las tomaba y las subía, hasta que un día se cansó y decidió mostrarle a sus 712000 de seguidores la verdad de tras de sus fotos cambiando sus leyendas (captions) de estas. En sus declaraciones (vídeos en Youtube, publicaciones y entrevistas) decía sentirse miserable, solo le importaban los likes y seguidores, el gritarle a su hermana a diario para que tomara una buena foto de ella se convertía en algo normal. Una vez tuvo que tomar aproximadamente 100 fotos de la misma escena para tratar de que su estómago se vea “bien”. Essena lo que quiere es hacer conciencia de lo que muchos adolescentes se están convirtiendo o se pueden llegar a convertir, porque ella ya admite que la vida constantemente editada que se nos muestra es toda una ilusión.

La industria de la belleza es todo un imperio multimillonario y con certeza se puede decir que a lo que más se dedican es a crear necesidades porque como podemos ver en el mundo de la cosmética hace unos años no se vendían tantos productos que alarguen las pestañas, quizás antes importaba poco ese detalle o el efecto de luz que hoy todas buscamos crear debajo de los ojos y por encima de sus pómulos (highlight).

 En la Unión Europea se han prohibido más de cien mil cien ingredientes para los productos de belleza ya que podrían perjudicar la salud del consumidor, mientras que en Estados Unidos solo se prohíben 11 ingredientes. Las reglas y normas cambian dependiendo del país pero una gran cantidad de productos estadounidenses se venden en América Latina.*

Con toda sinceridad no sabemos los ingredientes que aplicamos a nuestro cuerpo para seguir los estándares de belleza y aun peor estamos permitiendo el crear estándares de belleza sumamente extremistas y totalmente anti saludables. Creo que es momento de darnos cuenta de que lo que buscan estas empresas es que compremos productos que complacen las necesidades que ellos mismos han creado, dejemos el abuso de redes sociales, tendencias y productos de este tipo. Es momento de decir basta a la distorsión de imágenes en la publicidad, es hora de hacer un cambio y no permitir que el físico nos defina.